Y presentamos Sybelle

Sybelle empezó como un juego. Como un sueño. Inspirada por el vestuarios de las películas de época y enamorada del espíritu romántico y las historias que hay detrás de ellas, empecé a coleccionar prendas delicadas, pololos y corpiños que vestían mis veranos en Formentera. Entonces, sólo comprendida por mi madre que me habría acompañado en ese enamoramiento por lo delicado, empecé mi particular colección y en lo que, sin saberlo, más tarde se convertiría en Sybelle.

En cada uno de mis viajes me he ido haciendo con las piezas más especiales de la colección. La combinación de un antiguo uniforme de sirvienta que adquirí en Berlín. Un vestido lencero color salmón lleno de agujeros y que restauramos con mano firme conseguido en la Barcelona más gótica. Un pololo con lazada procedente de Amsterdam o cualquiera de los delantales antiguos, bordados y cosidos a mano 100% que cómo no, vienen directamente de Paris.

Llegó el momento…

Dicen que no existe el momento idóneo. No para tener un hijo, no para casarse, no para montar un empresa. ¿O sí? En nuestro caso Sybelle llegó tras una conversación regada con vino blanco y un cuaderno de notas donde apuntábamos ideas, algunas más locas que otras.

Y después de varios altercados que hicieron tambalearse nuestro mundo, decidimos que en ese momento, justo en ese y no en otro, debíamos presentar Sybelle al mundo, a nuestros amigos, a nuestra familia, a los medios… A quienes nos quisieron acompañar.

Y podía darse el caso de que el vino nos lo tomásemos unos cuantos entre risas. Pero no fue así. Nos lo tomamos, pero acompañados. Y mucho.

 

 

Porque los amigos siempre están, y en estas ocasiones, su presencia se hace especialmente importante. Y arropa y acompaña dando seguridad. Y en eso nosotros somos unos afortunados. Y además tuvimos la oportunidad de conocer a nuevos amigos de Sybelle. Nuevos clientes que desde entonces forma parte de la familia Sybelle, de nuestras redes, de nuestro universo. A nuevos amantes de las prendas especiales, del vintage, de las antigüedades, de los perfumes con olor a limpito. En definitiva a quienes apuestan por la moda y por intentar diferenciarse.

¡Gracias por acompañarnos amig@s!


 

Es lo bueno de los eventos y de este tipo de presentaciones, sobre todo para un producto como el nuestro donde las prendas ganan en directo. Y te enamoras, de sus encajes de sus fruncidos, de sus colores. Y te las quieres llevar a casa dándoles el verdadero valor que tienen.

Ver nuestros bolsos de piel en directo, apreciar las costuras propias de la época, tener la opción de probarte todo lo que guardas en tu lista de deseos y recibir nuestro asesoramiento personalizado fue sin duda uno de nuestros grandes puntos fuertes.

 

 

 

Y nos marchamos a casa con la sensación del trabajo bien hecho. Y se fueron los nervios, las mariposas, la incertidumbre. Y nos despedimos de Isabela, de Anna, de Adele o de Aïsa. Prendas que ya tienen nuevo hogar. Y eso nos hace inmensamente felices.

Un poco más del evento:

Aquí os dejamos un video con algunos detalles más de la presentación. ¡Esperamos que os guste!

 

Agradecimientos:

A todo el equipo del Hotel Holiday Inn Bernabeu por el cariño y las dedicación con la que hicieron todo para garantizar el éxito del evento. Porque los sitios están hechos de personas, de sonrisas, de minutos dedicados a uno. De conversaciones. De mails empáticos donde uno es capaz de ponerse en los zapatos del otro para entender las ilusiones y las esperanzas puestas en lo que hacemos. Así que GRACIAS. Sé que es vuestro trabajo. Pero hay muchas formas de trabajar, y la vuestra es un 10.

Y a Delipapel por ayudarnois en la decoración y hacer la sala un lugar único lleno de luces y de detalles. Sólo ella sabe darle ese toque cálido y mágico a todo lo que hace. Gracias Mery y todo el equipo Delipapel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *