Un paseo por el bosque: Otoño-Invierno ´17

El pasado sábado realizamos nuestra primera campaña con total look Sybelle.  En esta ocasión una vez más contamos con un equipo de excepción. Si algo nos caracteriza es querer rodearnos de buenos profesionales que además son amigos. Al final el cariño y el respeto entre todos es lo que hace que las cosas funcionen. Y sin duda el sábado lo conseguimos.

Tuvimos la inmensa suerte de colaborar en anteriores sesiones con Marta Huguet Cuadrado, (mira el resultado aquí) delicada fotógrafa especializada en fotografía analógica. Desde Sybelle recomendamos su trabajo, sobre todo si como nosotros aprecias las cosas hechas desde el corazón y con la delicadeza de quien tiene miedo a que se quiebre. No queríamos que faltase un pensamiento para ella y su excelente trabajo.

Para esta primera sesión integramente Sybelle contamos con Marta Lillo, que se encargó de la fotografía con la sutileza y la delicadeza que destacan en su trabajo. Andrés Betrán detrás de su Panasonic GF2 para captar los momentos que formarán parte de la fashion film que os mostraremos más adelante. Elena González nos ha prestado su imagen a pesar de su timidez, a pesar de su vergüenza y superando todo eso (nunca te lo agradeceré lo suficiente), para poner cara a Sybelle con esa belleza elegante que tanto nos gusta. Y yo misma yendo y viniendo como una loca tratando de no emocionarme en cada paso y cada disparo durante la mañana.
Nuestra intención en todo momento ha sido integrar Sybelle con la naturaleza. Porque eso somos en el equipo y es lo que queremos transmitir a través de la marca. Un absoluto amor y respeto por la naturaleza y por los materiales nobles que tienen el 90% de nuestras piezas. Somos una empresa sostenible que trabaja con piezas antiguas, dándole vida, restaurándolas, recuperándolas y haciéndolas de nuevo útiles.

Adoramos trabajar tanto en digital como en analógico, así que esta vez combinamos la fotografía digital de la réflex, (canon 550D) de Marta,  con la última película de polaroid para nuestra Super Color 635.

En esta ocasión hemos apostado por cuatro looks que cuentan una historia. 

Para darle continuidad a todos ellos, hemos jugado con la calidez del punto y la sutileza de las prendas lenceras.

La mezcla del punto con la delicadeza del encaje

Darle la vuelta a una chaqueta de mohair salmón y conseguir una espalda especial es lo que hace único un look. Siempre nos cuesta encontrar pantalones que nos enamoren. Pero con esta bermudas lenceras altas de cintura acertamos de pleno. Nos gusta el contraste de los colores aunque como veréis, nuestra colección va en tonos blanco, nude, celeste… Así que escogimos unas bailarinas con pulsera rojas de charol (de la estilista) para darle un toque “Dorothy” al estilismo. Y sin duda apostamos por nuestros pendientes “luna” años´70 para darle un punch al look.

Prendas “de cama” sacadas a la calle

Este look nos gusta especialmente. Nos parece que el maxi jersey (o jersey-vestido como lo llamáis algunas) le va como anillo al dedo a nuestros coulottes reconvertidos. Esta pieza es muy especial. Como sabéis el coulotte era una prenda interior que en su momento se utilizaban como ropa de cama e iba abierto por debajo. Pues bien, nos gustan tanto que decidimos restaurarlos y recuperarlos para que sin duda formasen parte de la colección, cosiendo la entrepierna para sacar a la calle lo que en su momento fue una prenda interior. ¿No os parece especial? Único sin duda.

Al look además le añadimos la gorra Gatsby y unos oxford color camel consiguiendo un efecto años ´20 pero muy actual y de tendencia.

La mañanita: Pieza clave en nuestra colección

Nuestro vestido Sophia es sencillo pero tiene esos detalles que al final dan sentido a todo esto. Piezas antiguas que conseguimos en nuestros viajes y que le dan fuerza a un vestido en apariencia sencillo. El borde ribeteado haciendo ondas en el escote y las mangas nos parecen el detalle femenino. Las iniciales de su dueña en el pecho, toda la personalidad ¿En cuántos armarios habrá vivido Sophia?

¿Y que nos decís de la mañanita Julie? Delicada, en tonos salmón y con encajes en perfecto estado, para darle el toque femenino del todo. Y nuestro bolsito de crochet blanco para ir recogiendo todas las flores bonitas que encontramos en el bosque.

Las prendas imperfectas, nuestras favoritas

Cuando vimos nuestro vestido Odette por primera vez nos hicimos con él sin pensarlo. ¡Y eso que no está en un estado excelente! Pero no nos importó en absoluto. ¡Al revés! Le aporta valor y personalidad. Tiene manchas de óxido salpicando el modelo formadas por el paso del tiempo. Manchas que no han conseguido sacar las expertas manos de quienes colaboran con Sybelle en todo el proceso de lavado e higienización de las prendas.

Aun así sigue siendo uno de nuestros favoritos. ¿Por qué? Porque creemos que tiene todo lo que significa nuestra marca. La antigüedad de la prenda y la perfecta combinación con prendas actuales para cambiar del todo el “rollo” que quieras conseguir llevándola. ¿Te la imaginas con una perfecto de cuero y un botín al tobillo? Porque creemos en las segundas oportunidades y porque quién se quede con Odette será alguien especial que sin duda valorará lo que se significa tener un tesoro vintage.

Y eso nos emociona.

 

Esta ha sido nuestra primera campaña. Aquí hemos dejado todos nuestros nervios, nuestros miedos, nuestras primeras veces y nuestro cariño. Hemos dejado un poquito de nuestro alma y todo nuestro corazón.  Esperamos que lo percibáis y disfrutéis de ella sesión tanto como nosotros haciéndola.

¡Puedes verla entera aquí!

Sigue a estos súper profesionales en sus redes:

Andrés Betrán

Marta Lillo

Marta Huguet Cuadrado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *