Aunque cada producto lleva especificadas sus condiciones de lavado, os dejamos unas recomendaciones básicas y genéricas para que trates con mimo tus prendas vintage y así asegurar su durabilidad.

  1. Como regla general,  cuando una prenda vintage es muy muy delicada y está considerada incluso antigüedad (80 años atrás), no intentes lavarla. Esto es aplicable a las prendas de vestir  con tejidos como el crepe, satén, seda… Lo mejor en estos casos es llevarlas a la tintorería preguntando previamente si son expertos en este tipo de producto delicado. Si no, encuentra una que lo sea o que te aseguren el cuidado de tus prendas.
  2.  Los vestidos antiguos de algodón se deben lavar a mano y pueden manejar temperaturas más calientes. Lo ideal es dejarlos secar al aire libre y perchados.  Si la mancha es más “profunda” llevar sin duda  la tintorería lo antes posible. Si se trata de un lavado por el uso, puedes lavarlo perfectamente en casa.
  3.  Los vestidos de rayón y crepe de los años 40 se deben limpiar en seco. Es posible lavarlos en casa pero dedicándoles tiempo y aun así corres el riesgo de que la mancha no salga.  Para ahorrar tiempo es preferible lavar en seco. Es posible sacar manchas de esta época pero haciéndolo con mucho cuidado, sobre todo con el crepe, la seda o el rayón.
  4.  Hay manchas del tiempo que están fijadas en el producto y que no salen ni van a salir.  Corres el riesgo de arruinar una prenda maravillosa desgastando la tela. Las manchas amarillentas de la axila en algunos vestidos pueden desvanecerse un poco con el tratamiento pero no saldrán del todo. No olvides que son manchas del paso del tiempo. ¡Aprende a convivir con ellas! Las prendas imperfectas son las más perfectas porque nos cuentan su historia.
  5. Olvídate de la secadora en todos nuestros producto. Sin embargo muchos de ellos son perfectos para lavadora, sobre todo los de algodón. Y si lo haces siempre en programa delicado y en una carga con muy poquitas prendas. Evita añadir productos químicos. Agua, jabón neutro y listo.

Eso sí, no olvides que muchas de las prendas están cosidas a base de encajes y bordados en tejidos delicados. Por lo que si puedes lavarlas a mano . ¡Mucho mejor!  Así evitarás posibles desgarros.

 

Almacenamiento de Ropa Vintage

Salvo que estemos hablando de antigüedades, toda nuestra colección está pensada para ser usada y disfrutada en el día a día. Por lo que no hay que volverse loco con el almacenaje. Pero sí es interesante tener algunas cosas en cuenta si, como nosotros, eres una amante del orden.

Aún así os hacemos algunas recomendaciones para conseguir mejores resultados y perdurabilidad:

  1. Utiliza las perchas acolchadas para las prendas vintage más delicadas. Sobre todo las piezas de la época Edwardiana y los vestidos de los años 20.
  2. Si almacenas en cajones, te animamos a usar flores secas para que el olor sea agradable y mantenga las prendas frescas y libre de olores.
  3. Evita la luz solar directa. Esta es una norma esencial. La luz del sol puede decolorar las prendas y con el tiempo desgastarlas produciendo desgarros.
  4. Ciertas telas no se deben colgar durante mucho tiempo. Sobre todo nos referimos a vestidos años ´20 o con de pedrería. Aunque no tenemos de este tipo en Sybelle, sí algunos muy especiales con encajes y bordados en los hombros, que sin duda almacenaría aparte. En el caso de que tengas que dejar colgadas las prendas siempre en percha acolchada y las prendas más delicadas con funda de plástico del largo de la misma.
  5. Cuando hablamos de prendas de punto, almacénalas, dobladas para evitar que se deformen por los hombros. Jamás las cuelgues y si puedes almacenarlas estiradas, mejor.
  6. Si eres coleccionista o como nosotros una amante del vitage y almacenas este tipo de prendas, no te olvides de sacarlas de vez en cuanto para que “respiren” y les de el aire.
  7. Nuestros producto se puede planchar con vapor a una temperatura media. Te recomendamos que nunca planches prendas con olor ya que el vapor ayudará a fijar los olores.

Te animamos a que cuides tus adquisiciones vintage. No olvides que han viajado en el tiempo hasta caer en tus manos. Darles continuidad y alargar su vida depende de ti.