Empezando a caminar

Arrancamos con Sybelle después de muchos meses de darle de vueltas, de pensar si era viable, de fotos y más fotos, de noes que son síes después de un buen café. Y de ese miedo que a veces paraliza pero que a la vez es un pellizco en el estómago que nos recuerda que estamos vivos.

Porque emprender no es fácil, seguro que alguna de las que nos está leyendo, sabe de que hablo.

Cuando decidimos montar Sybelle, queríamos ofrecer un producto especial. Adoramos la moda, pero queríamos ese plus añadido que nos da la ropa vintage.

En España el vintage empieza a entenderse. A menudo la gente confunde vintage con segunda mano. Y aunque es cierto que el vintage tiene un poco de eso,  pero sin duda es algo más.

Yo empecé a comprar vintage con apenas dieciocho. Cuando me di cuenta que diferenciarse de la mayoría era interesante. Al principio guardaba mis pequeños tesoros en una caja debajo de la cama. De vez en cuando los sacaba, les hacía fotos y me imaginaba las infinitas combinaciones que esas prendas tenían con el resto de la ropa de mi armario. Hasta que empecé a ponermela. ¡Y hasta hoy!

 

¿Cómo es Sybelle?

Nuestra colección sigue una línea lencera. Prendas en tonos nude, celeste y blanco sobre todo, limpias, con materiales nobles como el algodón, la seda, el crepe, el encaje… Y lo mejor es que todas ellas tienen una historia y ahora nosotros nos encargamos de darle continuidad.

Nos gusta que nuestras prendas sean puras y tengan la menor manipulación posible. Pero si queremos alargar su vida, en ocasiones debemos repararlas y eso las hace aun más especiales. La convivencia del ayer y el hoy es lo que nos enamora de todas ellas.

Les añadimos lazos o encajes, estos últimos siempre antiguos. Reforzamos las piezas, reparamos descosidos… ¡Y les damos vida!

Siempre os decimos que nuestras prendas, algunas, tienen manchas. Y en ocasiones no se van con los lavados. Por eso si eres una chica Sybelle, entenderás esto. ¡Porque es vintage! Y cada mancha cuenta una historia. Y habla de quien la llevó.

Quizá nuestro vestido Noéle era de una chica romántica como nosotros, que adoraba el café y se sentaba a pintar delante de su ventana.

Y alguna de nuestras mañanitas acompañaba a su dueña mientras desayunaba en un patio lleno de flores de algún pueblecito francés.

Todas nuestras prendas han vivido el paso del tiempo y eso tiene un precio. Sin embargo queremos que Sybelle llegue a todo el mundo haciendo nuestra colección accesible.

Nos encanta comprar de forma individual. Cada prenda, cada accesorio es único. Y así lo tratamos. Con el mimo y la delicadeza de un nuevo miembro en casa. De un nuevo miembro de nuestra colección.

 

¿Qué te encontrarás en Sybelle?

En Sybelle te vas a encontrar un trato muy personalizado. Nuestras prendas son tan especiales para nosotros que cuidamos a quien las va a llevar.

Vas a ver amor en el packaging, en las fotos que hacemos y por supuesto en nuestra colección.

Acompáñanos en este viaje y ¡habla con nosotros! Dinos qué te interesa.

Queremos que formes parte del camino.

Queremos que formes parte de Sybelle.

 

Fotografía: Marta Huguet Cuadrado

Modelo: Devariver

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *